Mitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia icon

Mitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia

Реклама:



Descargar 118.05 Kb.
TítuloMitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia
Página1/2
Fecha de conversión28.12.2012
Tamaño118.05 Kb.
TipoDocumentos
Fuente
  1   2

MITOLOGÍA QUECHUA Y AYMARA


PRIMERA PARTE

Los dos principales grupos humanos de Bolivia

Este privilegiado pedazo del mundo al que llamaron América a quién besan con amor los dos gigantes Atlántico y Pacífico, es incuestionablemente, el seño originario de legendarias raza plenas de frescura y vigor.  Y el hombre de estas tierras, sin embargo de constituir una unidad antropológica, presenta variadas modalidades étnicas e interesantes fases de evolución, resultantes de sus mismas condiciones cómicas, tan singulares.

Vamos a detener nuestro pasaporte de investigación enteramente en el aspecto etnológico cultural de dos de los más poderosos grupos técnicos del continente en su parte occidental:  Aymaras y Khechuas.  No nos ocuparán las demás razas y sub-razas americanas (Patagona, Araucana, Mojo, Antilla, Chipcha, etc.) ni las de Bolivia (Tacahuara, Araona, Cavina, Chiquitos, Izoseña, Penoquiquia, Guaranoca, Taipi, Otuquis, Guaranaigua, Samuco Choroti, Toba, Matacu, Tapieti, Chiriguana, Chulupi, Nachtene, Motitina, Mataguaya, Sanapana, Guaycurú, Chamacoca, etc., etc.) Aymaras y Khechuas, las formidables, razas, son dignas de nuestras observaciones.  Fueron un día dueñas de una parte del Continente, desde el Ecuador a Tucumán,.  Están distribuidas en todo el Occidente de Bolivia.  Los Aymaras son dueños de la Cordillera y la Meseta.  Los Khechuas, del resto.

^ FUENTES

De donde deriva la cultura autóctona y auténtica de Aymaras y Khechuas.

ASPECTOS

La naturaleza, origen de la cultura Khechua Aymara.

El hombre de los Andes, vencedor del Altiplano inclemente, encontró para su innata aspiración espiritual, honda raigambre en la estupenda naturaleza que le rodeaba.  Frente a dos infinitos, la Altipampa en que vivía y el cielo que contemplaba, encontró en esos dos objetivos atributos de la naturaleza, la fuente prima y segura para dar paso a sus aspiraciones místicas.  Dominados del esfuerzo imaginativo que condujo a otros pueblos a la elaboración diríase intelectual de teogonías, encontraba la explicación de la fenomenalidad ambiente, en esas dos potencias generadoras de todo cuanto bueno estaba a su alcance.  La tierra y el cielo, y en este el sol fueron sus elementos máximos, y en los cuerpos y seres que poblaban el universo, vio la teleología inmediata de todos los fenómenos, y en todos ellos encontró motivo de misticismo y adoración.

Desde los apus primitivos que vivían en el seno de las cavernas andinas; que veían brotar milagrosamente de la admirable tierra, las plantas que asistían a sus menesteres, y que con el milagro del sol, que ya intuían vivificador, tenían la explicación del secreto del origen de la laboriosa alquimia que se producía en la tierra, hasta el culto Tiwanakhota y el Sabio del Incario vieron en la tierra y en el Sol las más supremas fuerzas invariables, siempre bondadosas, y ante todo, inermes para analizar, justipreciar, premiar o castigar los actos humanos.

Es ese el carácter genuino, eminentemente vernáculo de la mitología aymara-khechua .

^ Influencia de los agentes cosmogónicos.

La situación astronómica de esta parte del Continente, fue escenario propicio para levantar el espíritu y alumbrar la inteligencia de su sus hombres. A través del estudio de su Cultura, vemos que el Ande Aymara y Khechua identificóse con la misma naturaleza que le diera sentido del ser desde la lejana estrella, hasta el polvo de tierra que besara religiosamente en sus arranque de Infinito.  Cada estrella, casa astro, era para el un ser bajo cuya influencia desenvolvía su vida.  Una constelación él conocía perfectamente todas le revelaba las normas de su pasado, presente y futuro; las épocas, buenas o malas, que advendrían; la conveniencia de emigrar; la oportunidad de las siembras; iniciar un trabajo; realizar un matrimonio; el estado de salud y las causas y efectos de todos los acontecimientos astronómicos:  estaciones, eclipses, cometas, lluvia, viento, tempestad, etc., etc., de tal manera que él, integrado a estas revelaciones tan palpables en sus latitudes no ignoraba, no vacilaba.  Al contrario, ejecutaba, decidía, porqué sabía que obraba bajo leyes inmutables.  La duda es signo de temor:  éste, de ignorancia; el indio era astrónomo  no podía vacilar.

El viento, muy bien estudiado por él , fue siempre el factor determinante de la ubicación geográfica de sus pueblos y de la orientación de sus ciudades.  La altura, ha dado un matiz muy peculiar a su cultura.  Con su atmósfera pura y transparente, sutiliza el alma y da paso a concepciones superiores.

El sol, siempre ha constituido para él, la representación del principio y fin de las cosas, dando paso a la creación de una religión sana y fecunda en filosofía incontrovertible de tal suerte que, toda la grandiosidad de los monumentos de Tiwanaku y de la inkanidad, emergen de la influencia de este astro.  El conocimiento de todos los secretos de la astrología por nuestro antiguo indio para aplicaciones científicas (la misma farmacopea es una resultante) patentizada en sus sistemas, leyendas e instrumentos, da señales inequívocas es lógico que se dejó llevar por la admiración absoluta de todos los fenómenos solares.  De esta manera, hace ciento veinte siglos, él fue precursor de la novísima religión que abrazará la humanidad dentro de ciento veinte siglos:  la Eliogonía;  el Gnosticismo;  Cristo convertido en el Sol, y Sol convertido en Cristo.

^ Agentes físicos geográficos

El Ande Aymara ha captado en su ambiente de Montaña y Altiplano la asombrosa disciplina psíquica; la idea de exactitud; de matemática; de línea; de proporción; de estética que ha dejado en todas sus obras arquitectónicas y que conserva latente en lo profundo de su personalidad.

La puntualidad, las resoluciones infalibles, son hechura de este ambiente geográfico.

El Khechua, esparcido por los valles, plasmó sus costumbres en la dulzura y tibieza de su Idioma, en los cromos de sus Vestidos, en la melodía de su Música, en sus Casas altas de aspecto risueño junto a los establos repletos.

La vecindad de los ríos fertilizantes, ha dado confianza a la labor y de esta manera han tenido fe en sus actos administrativos, lo mismo que el Nilo o el Gangues, los ríos Desaguadero, Chokheyapu, Huayna, Pilcomayo, han resultado ser creadores de grandes culturas.

Y así, el Lago Titicaca ha dado vida a culturas avanzadas, cuyos fastos perduran por los siglos de los siglos.

^ Influencia de los agentes Zoológicos

El alma pura y salvaje de las bestias con sus manifestaciones de coraje; de nobleza, de elegancia, de invariabilidad, de perseverancia y lealtad, ha sido recurso de aproximación del alma india a los planos ignotos de lo inexplicable.  Así en el vuelo y la majestad del Cóndor ha encontrado un soplo divino, de realeza, de libertad y de poder.  Y todas sus interpretaciones de superioridad ha simbolizado en la fuerza subyugante de este hermoso ser, tan autónomo y tan digno como ningún otro.  El Puma y la Llama, la Vicuña, el Zorro son abstracciones a la vez, de sus concepciones metafísicas.

La naturaleza toda:  cielo, aire, tierra, fuego, agua, todo, ha contribuido a desertar su sentido humano y a contaminarlo muy pronto, con especulaciones superiores de estados de espíritu idiosincrático, para hacerlo creador auténtico de culturas, también superiores.

No otra explicación tienen las épocas culturales sucesivas de pueblos que perduran en sus ruinas y reliquias científicas, expuestas en sus interpretaciones mitológicas; en la idea Tiempo representada en la Ondulada Infinita; en la idea Cielo y Tierra, Noche y Día; en el Puma, la Llama; en la Naturaleza feraz asimilada a su espíritu, en paisajes captados a escenarios llenos de colorido y forma; en los aspectos de su Cerámica Alfarería, Agricultura, en sus representaciones astronómicas; en la Geometría, en las Matemáticas objetivas; en su Mineralogía, etc., etc.

^ Culto de los antepasados Adoración del Sol antes de los Inkas

Antes de que los Khápaj conquistaran a Khechuas y Aymaras, todos los antepasados habían sido paganos, exquisitamente paganos:  rendían culto a la Naturaleza y a la Vida en sus infinitos misterios y manifestaciones.  El sol, como fuente de vida, era motivo de reverencia.  Más, no con atributos astronómicos de sus fenómenos ni en la forma subjetiva y espiritual que se le llegó a adorar durante el imperio.  Sin embargo de todo, esta época de transición no pasó las fases críticas de otras razas.  Examinémoslas.

Fetichismo

El Fetichismo, la primera etapa de todo pueblo en transición, pasó por la mente de aquellos hombres con caracteres interesantes.

El misterio de todos los fenómenos, lógicamente, tuvo que herir en un momento dado, su criterio y su imaginación.  No sólo las manifestaciones objetivas de la naturaleza atrajeron su atención, sino también la presencia y la existencia de todo aquello que consideró extraordinario sobre cuyo origen no había explicación posible.

En la época que nos ocupa, se había llegado a crear por propias manos e imaginación, otros seres, según carácter o psicología atribuibles.  La Arqueología nos presenta tipos de esta naturaleza, de grande interés para la investigación.

^ Los ídolos

Como inteligente objetivización del ser superior, nos presentan sugerencias dignas de atención.  No solamente los antepasados, los héroes o los hombres privilegiados fueron objeto de representación, sino también, los mismos animales que beneficiaban y los de superioridad admirable entre los demás de su especie, en la determinada y característica zona geográfica:  en los lugares vecinos a lagos y ríos, el ídolo Pez; en el valle, el Puma, y así, en captaciones peculiares.  Las aguas, así mismo.  Esto no necesita mayor argumentación.

La adoración de todos los fenómenos astronómicos, llamó también su admiración de pagano.  Este culto marginó sentido de observación e investigación en el Andino, de tal suerte que, cuando los Inkas, se incrementó hasta llegar a desarrollar en forma sorprendente el sentido de intuición de que carecen muchas colectividades y pueblos modernos.  No se puede negar al Andino estas dotes despertadas al calor de sus paganos afanes de religión, costumbres y vida, aspecto que ha sido índice de una psicología superior

^ Los antepasados

Constituyen la parte más seria de sus creencias.  Los sabios, los conquistadores y dominadores, los fundadores de un grupo inmortal, de una dinastía, los próceres, pervivían, a través del tiempo, y las generaciones, en la memoria idólatra, constituyendo motivo de cultos ostensible en épocas determinadas.

^ Culto de los muertos

El culto de los muertos, forma de religiosidad de la que ningún pueblo antiguo ni moderno de ninguna latitud se ha excusado, fue uno de los puntales de su visión sincera del más allá.  Supo intuir la pervivencia del espíritu y aún la reencarnación.  El cuerpo material que es entregado al seno de la madre tierra como tributo, deja de ser, mientras tanto que el espíritu, necesita culto.  Sus ritos, no necesitan mayor argumento, puesto que son comunes ahora a los demás pueblos, y, la misma tradición invetrada, nos los muestra hoy en sus formas originarias y misteriosas.

Los de abolengo, y los demás antepasados, forman una cohorte de espíritus ante cuyas sujeciones e influencias están sometidos los vivos.  Con mayor frecuencia y con verdadera fe con fe más sutil que ante cualquier otra deidad se acude al juicio y a la protección de los espíritus, porque habiéndose vivido vinculados a ellos por lazos de sangre, de casta, de comunidad, están imbuidos con mayor detenimiento de cuanto se es y se puede ser.

Frente al misterio de la misma vida, en este siglo, el hombre no ha dado grandes pasos.  El recuerdo subjetivizado de sus antepasados y la incognoscencia del más allá lo empuja con infalibilidad, hacia el culto, digamos, si, de los suyos.

Wirakhocha

En la lejana oscuridad del despertar de la conciencia humana, surge como primera figura el Creador y Todopoderoso Wirakhocha.  Su misión con los hombres es misericordiosa.  El ha hecho el Universo, y cuando los Aymaras llegan al límite de lo malo, grande es su amargura y mayor su ira:  petrifica a todos os seres y convierte a los hombres en estatuas de piedra.  Tijsi, Khon, Illapa, Pachayacháchej, son diversas formas de la personalidad de Wirakhocha.

Pachakámaj

Wirakhocha, desengañado de la naturaleza humana y después de castigarla con crueldad, desaparece de la época, y su divinidad es reemplazada con la de Pachakhámaj.

No conocía ni valorizaba a lo católico el pecado. Pero si, concebía claramente la noción de lo bueno y de lo malo, a través de la misma expresión natural.

Sin embargo, el culto de la venganza, como único medio de hacer prevalecer la justicia.  Testigos de estos actos eran los dioses a quienes se solicitaba ayuda para el mejor éxito del triunfo de la justicia, de tal manera que, resultaba un escarmiento y una enseñanza para el futuro.  Los trofeos eran ofrecidos como digna cosa.  Precisamente un Dios de la venganza, no existía, como sucede en la mitología de muchos pueblos antiguos.  Tampoco entre los dioses se practicaba este sentimiento duro.  Las leyes salomónicas, las leyes de talión, para la norma de civilización, seguramente, tuvieron aquí sus precursores.  Sin que haya nacido aún el Divino Maestro se practicaba Ojo por ojo , Diente por diente .

Pese a las formas de idolatría, el antiguo andino jamás llegó al cretinismo vergonzoso en que se debatieron y siguen algunos, otros pueblos al pasar por la época nebulosa de su evolución.  La Honradez, la Verdad, la Justicia, fueron abstracciones que muy rápidamente tomaron de los fundamentos de sus creencias religiosas.

Ideológicamente lejos de condenar el fetichismo inspirado en el respeto y la adoración de todo lo respetable y lo adorable, admitimos estos sentimientos, ya que resultan ser una forma de la admiración, es decir, de la sinceridad, de la espontaneidad, de la honradez de sentimientos.  Lo contrario del egoísmo.  El hombre civilizado de hoy con la cultura de cincuenta siglos y veinte eras que tiene, no otorga fácilmente, con esta ingenua solidaridad, su admiración.  La investigación, la ciencia, lo ha hecho otro hombre.

MITOLOGÍA

Solar y telúrica de Aymaras y Khechuas

^ Culto al sol

Wirakhocha, Khon, Tijsi, Illapa, Pachayacháchej, los fetiches ni nada, jamás habían inspirado las concepciones espirituales que ha sabido inspirarlas Inti a los Andes como finalidad de vida, como razón de existencia, como consecución de liberaciones.

El culto a Inti enaltece aún más a sus hombres en el aspecto ético y religioso.

Inti, padre y creador y Phajsi, maternal, envían a sus hijos en mensaje de paz y civilización.  La sola advocación de sus nombres en labios de estos, obra el milagro de despertar la conciencia y elevarla a planos desconocidos de moral, de humanidad.

Establecida la eliogonía bajo auspicios sin precedente en otra raza, inspiró desde el comienzo, una admirable organización social.  Todo cuanto ha producido el genio nativo, es resultante de esta adoración:  Monumentos; adoratorios; recogimientos; pompas y símbolos en el vestido; riqueza; música; arte; estética; etc., etc., habiendo llegado a entregar al juicio histórico de hoy y de mañana una grandiosa cultura digna de respecto desde todo punto de vista.

Inti es Dios mismo, supremo creador, omnipotente.  A la deducción andina, todos los dioses de los pueblos antiguos, no son sino creaturas de Inti, enviadas por él para regir el destino humano.  Inti se reveló a los hombres que supieron hacerse dignos de llamarse Hijos del Sol y de representar una forma de gobierno en nombre de él como llegó la hora de que el Ande lo hiciera.

He aquí la acción histórica creadora de este tipo de cultura y el significado filosófico de su mitología:

^ Inti Khakha

Las grandes religiones, los ideales sublimes y las culturas inmortales que han llegado a absorber la mente humana en las eras más famosas, han sido reveladas en medio de la grandiosidad y del misterio de una cumbre.  La Cristiana, ha sido consagrada en un monte.  Los picos andinos solemnes, poderosos, divinos, crearon una raza.  Inti, le confirió sus poderes al pie de los Antis, Inti Khakha, en una hoya de privilegio:  el Lago Sagrado.

Y sus aguas son vehículo de los poderes infinitos que la época cósmica quisiera transmitir a las edades por intermedio de esos hombres brotados mágicamente de entre las nieves y las cumbres del legendario Antis.

Se había comprobado que por entonces, en Inti Khakha, jamás se posaban los pájaros.  Despedía un resplandor que le confería una rara belleza.  Y ante todo, la condición extraordinaria de que en Inti Khakha la inteligencia se habría y daba paso a concepciones nunca experimentadas en otras latitudes.  Por ello peregrinaban hasta allí hombres desde los puntos más distantes, hasta darle hoy, a través de la Historia, tanta celebridad como a Delos o Sinai.  Y por ello mismo, la tierra que cubría las parcelas de cultivo de la Isla, la llevaban los vasallos sin ocupación, en el cuenco de la mano, desde tierras lejanas.

Su poder mental fue de proyecciones tan potentes, que llegó a incubar una psicología nueva y a plasmar una alma dúctil en los hombres que se albergaron a su arbitrio La fe que supo inspirar, no se ha extinguido hasta hoy, porque el Lago Sagrado siguió manteniendo ese puerto de consolación y de esperanzas que hace acudir allá a peregrinos de todas las naciones de ambos Continentes y de toda condición social y religiosa.  Yupanqui, uno de los últimos vástagos reales del Imperio, ha perpetuado por extraordinario caso este mito edificando a la madre Pachamama en la bellísima imagen de una Virgencita cristiana.  Qué significa la envoltura exterior de esta Virgen María, si el genio que ha puesto en la obra el autor, sabe que se refiere a una de las Creaturas del Sol, y nada más que del Sol, puesto que él mismo se encargaría de la pervivencia de su culto entre los hombres americanos?...  Titikhakha ha sido la meta divina de los Hijos de Inti; hoy, sigue siendo la meta de fe cristiana.  Allí está una Virgencita.  Para los blancos, significa una cos. Para los descendientes aymaras y khechuas, otra.  Para ambos, un abrevadero divino y vehículo de espiritualidad.

  ^ Templos del Sol

Tiwanaku, el Lago Sagrado, Illimani, la capital Imperial, Pachakhámaj, Inti Khakha, las islas, eran santuarios natos.

Son símbolo viviente del poderío del culto solar.  Todos ellos se comunicaban subterráneamente con los Palacios Reales de Cuzco y las Islas del Sol y de la Luna.

Los recogimientos de las Ajllas en Khoatí, han sido fuente vital de acontecimientos epopéyicos.  Las vírgenes del Culto, eran también recurso de amnistía:  os Jefes sometidos, eran invitados a elegir la más bella para esposa, lejos de ser condenados a la última pena como ha ocurrido casi siempre a través de la Historia de otros pueblos.  Vinculado ya el Jefe, era lógico que todo cuanto le perteneciera pasara, de buena volunta, a engrandecer la Corte Imperial.

^ CULTO A LA TIERRA Culto a la tierra

La tierra, es decir, el laboratorio milagroso que convierte la inmundicia en perfumada flor; el recinto de donde aparecieron los hombres de admirable conciencia humana; el lugar donde van a morar los despojos queridos; la tierra, receptáculo de donde salen todos los misterios; de donde sacan todas las riquezas concebibles, había dado en llamar el Andino, acertando en forma intuitiva, PACHAMAMA.

Y no sólo porque es la representación de todo cuanto podía tener y desear, sino, porque es lecho de Inti.  Por eso es MAMA.

Pachamama tiene poderes y atribuciones como Inti, ya que es infinitamente misericordiosa como él.  Ella, como madre piadosa, tenía que presidir todo el culto del sol.

Las primeras preces eran para Pachamama; las primeras gotas de sangre de las víctimas de sacrificio; la primera flor de comunión; los desbordes del cáliz de ofrendas, Chchalla, para ella, cuyo cuerpo se abría en mil bendiciones y magnanimidades.

Los Lagos sagrados son hijos de la tierra, alimentados en su seno, y de los montes de cuya venas emergen los ríos, los valles, la meseta, la cumbre.  Todo estaba concebido en la tierra por obra de Inti, poder que da vida.

La existencia de un edén lejano, alto, que espera después de la vida, se llama JANAJPACHA, tierra lejana.  Allí está presente como aquí también Pachakhámaj, el poderoso que vigila los actos humanos y a quién hay que implorar como a mediador ante el Sol.

Hacia la tierra se dirigían las plegarias fúnebres del doliente por el ser querido.  Entonces, se improvisaban como hoy mismo canciones que tenían consejos y encargos y ruegos a la madre tierra.  El doliente, no lloraba: cantaba quejumbroso.  De vuelta a la casa se hacía la Chchalla a Pachamama para que sea hospitalaria.  Las intenciones debían elevarse hasta Janajpacha.  En el aniversario, se hacían banquetes adonde eran convidados los que debían implorar.  Los espíritus de los muertos tenían influencias:  los justos, los jefes y personas de confianza.  Se les podía implorar protección y ayuda.  Estos espíritus vivían a través de los siglos en la morada de la madre tierra.  Generalmente preferían las cumbres, Apachitas, por donde los vivos, al pasar, debían descubrirse y saludar.  Los espíritus malos moraban en los lugares solitarios; en los sitios de tragedia y de dolor.

Cuando la madre tierra quería mostrarse generosa y dotar los tesoros que otros pueblos, en épocas pretéritas, le habían dado, lanzaba llamaradas de fuego durante la noche, que no era visible para todos, sino, para los hombres de paz y de bien.

El culto de la tierra, jamás ha deformado ni ha corrompido el alma del Khechua y aymara; al contrario, ella, es el símbolo de la generosidad que pide de los hombres solamente moral para colmarlos de bienaventuranzas.

Este culto, particularmente en la región astronómica del altiplano, donde el límite con el infinito es la cumbre, y sólo la cumbre, ha despertado como el sol, culturas completamente originales.  Y esta existencia, se conserva aun intacta en el fondo insondable del ama india.

En el seno mismo del Altiplano, hoy, en presencia de todos, el indio practica su culto a los antepasados en el altar de la tierra: la cumbre más elevada del próximo horizonte donde tienen su sede sus Achachilas, con los que se persigna y comulga íntimamente.  La cumbre noroeste vecina del río Chchokheyapu, frente al majestuoso e inmaculado Illimani, es escenario, una vez por semana, de un rito asaz espiritual:  El Yatiri, el más digno y anciano sacerdote del culto milenario.  Al amanecer espera la salida del sol en el sitio más elevado.  Lo saluda con rituales tradicionales.  Deja caer a Pachamama algunas gotas de licor y ora hasta que el sol se haya colocado perpendicular al suelo donde esté parado.  Entonces, empieza a humear un incensario que él sopla hacia los cuatro puntos pronunciando palabras que, deben tener la virtud y el poder de un mántram .  Los circunstantes, blancos o indios poseídos de unción religiosa siguen con respeto todos sus movimientos.  Un amplio poncho es el altar donde caen las hojas de coca, que se desprenden lentamente de sus dedos, al mismo tiempo que musita plegarias.  Invoca de acción y de palabra a los Achachilas y, pide favores.  Los blancos, sin saber por qué, también hacen uso de los servicios de Yatiri... Allá, en pleno día...hoy.  a la una en punto termina la ceremonia.

Y esto se realiza desde hacen diez siglos...Hasta cuándo?

Bendita sea la fe concebida en el recuerdo y en las enseñanzas de los antepasadas.  Mucho más, si es tregua al dolor sin consuelos de una raza que sufre la injusticia social.  Hasta cuándo?  Esta es la palabra de crucifixión.

^ COSTUMBRES DE

AYMARAS Y KHECHUAS

Las costumbres de Aymaras y Khechuas, como heredad de la grandeza histórica de su cultura, nos presentan contornos cada vez más admirables.

Baste decir que, ni las actuales tesis de avanzado pacifismo de la liga de las naciones, podrían concebir los virtuosos medios por los que el Ande rigió sus conquistas civilizadoras.  Sus ideales de gobierno igualitario, de comunismo agrario, de distribución equitativa de los productos, de donación de tierras a los recién nacidos, de honradez en el cumplir de leyes.  En realidad, si algo todavía se escribe sobre esta raza y sus costumbres, es simplemente para admirarla, a pesar de que ya ha asombrado demasiado con la pujanza de su cultura, cuyo molde tendrán que tomar las naciones de mañana si quieren ser felices...

Aspectos

El Gobierno sostenía Khorpahuasis, graneros para los pobres a quiénes distribuía también ropas cuando debían aproximarse a los santuarios.

Recogía a mujeres bellas para que los desheredados las tomaran por esposas, sin obligación de llenar todas las ceremonias de costumbre.  El Gobernador les hacía una arenga para que lleven vida honorable.

Los delincuentes, ociosos y ladrones, no merecían el seno de la tierra como sepultura:  eran echados a los recintos de Puma.  Nadie se embriagaba en día particular.  No existía el robo  en épocas de siembra se ayudaban todos recíprocamente.  A quiénes tenían tendencia al ocio se les despropiaba de todo para que la necesidad les obligara a trabajar.  Para épocas de carestía se hacía inmenso acopio de granos.

Los niños, al entrar ya a su primera juventud, eran ejercitados, en grandes stadiums, en el deporte, por medio de juegos (agilidad, carrera, resistencia, caza, tiro, etc.) con premios y concesión de grados oficiales dentro del gobierno y ejército.  Los torneos se realizaban con ocasión de la fiesta solar.

Al ser consagrados los jóvenes en los deportes, eran también exhortados por los sabios y los ancianos próceres, en sentido de comprender que abandonaban su niñez y sus juegos y que entraban en edad del buen obrar.  Su preocupación futura debían ser los problemas de la comunidad.

Era la ocasión de adquirir títulos.  Quiénes se rendían en los juegos de pruebas tenían que ser sonrojados por todos y se les destinaba a cargos subalternos de servicio común.

Los médicos y cirujanos del Imperio, hacían grandes descubrimientos y practicaban operaciones que hoy admiran por lo temerarias aún a los científicos más atrevidos.  Conservan su fama a través del tiempo y del espacio los Kallawayas que interpretaban lo insondable en la coca, así como lo hacen los pueblos del Viejo Continente con otros elementos.  El Kallawaya hacía al mismo tiempo obra de medicina moral.  Sus consejos eran muy buenos y su sabiduría despertaba la ciencia de cuantos le hablaban.

No solamente su conciencia llamaba la atención sino también la singularidad de muchas de sus costumbres, y entre ellas la del vestido.  Los pueblos Kallawayos vivían en lo tórrido de la Cordillera real.  Vestían las mujeres la típica ropa prendida con grandes topos de plata en forma de cucharas en los que convidaban su licor de oro a los huéspedes de honor.  Llevaban en la frente una cinta de lujo en colores y brillo, muy ancha.  Para emprender sus viajes internacionales llevando su ciencia a través del mundo, el Kallawaya dejaba a su esposa a la confianza de un amigo intimo.

Otros vestidos

La región del Altiplano era también singular en sus vestidos, tenía hermosos trajes amplios, negros con franjas de tejido blanco, como si fuera luto heredado desde la desaparición de la grandeza Tiwanakhota.

Los Khechuas de los valles peinaba a la mujer con Tullmas de tejido fino.  Su traje era la combinación de lijllas atrayentes en sus colores, de aspecto siempre nuevo. Como si recién las hubieran estrenado.

Los Urus, que tuvieron grande auge y llamaron la atención por sus vestidos, los conservan aún en sus costumbres tradicionales.  La mujer casada llevaba el cabello recogido en multitud de trencitas que las sujetaba con Laurakes de adorno.  La soltera no llevaba este peinado.  Sus vestidos estaban recogidos con topos redondos de plata.  En vez de poncho, el hombre usaba una túnica larga, de manga corta y ancha que le cubría muy bien.  Actualmente, viven envueltos en su tradición, alejados y herméticos.  Conservan los ritos del antepasado.  Cultivan sus alimentos y crían ganado suficiente.

Otra región característica por el vestido, era el Lago y todas sus Islas.  Era de un hermoso azul oscuro con fajas de dibujos blancos.  La manga corta y ancha.  Un manto muy finamente tejido, caía desde la cabeza hasta la cintura.

Las zonas vecinas de los ríos tenían también trajes interesantes por la riqueza de colores y la armonía de matices.  Hacían bolsas con las que premiaban a los atletas y gorros de lindos colores.  Las jóvenes tejían las fajas representando con símbolos su historia.  En las fajas sobresalía el símbolo Mallku.  La pastora hacía su honda con grecas que admiraban.  Cada pueblo se afanaba en acertar en hermosura y finura de tejidos.

^ OTRAS COSTUMBRES

El acontecimiento trascendental el matrimonio lo realizaba el Jefe supremo, sujeto a los más severos mandamientos de ejemplo.  Lujosamente vestido, iba a la casa de la Koya y la calzaba con ricas sandalias recamadas de oro.  Acto seguido `todos los nobles cambiaban sus elegantes vestidos por otros aun mejores y obsequiaban los suyos a os pobres.  Manojos de paja del campo con espigas de oro, eran echados en todo el patio de la casa.  El la llamaba entonces: Señora y Reina .  Y antes del desposorio, todo el pueblo ayunaba.  Los nobles regalaban joyas a los pobres.  El matrimonio era ocasión de mostrarse igualitario, protector.  Terminada la ceremonia, eran visitados por todos los sabios de todos los confines, quienes les dejaban infinidad de consejos, como obsequio.

La costumbre entre los súbditos consistía en que la joven comenzaba por la ceremonia del Kkichiku, haciéndose peinar el cabello por un grupo de amigas y trenzarlo por otro, en señal de noviazgo.  Ambos ayunaban seis días antes, a base de agua y granos.  Si por alguna circunstancia no podían soportar el ayuno, eran dispensados, previa asamblea de mayores y autoridades.  Los sacerdotes exhortaban a la joven que se arrepienta de sus pequeños errores de niñez; que fuera en lo sucesivo un símbolo de abnegación, porque ella debía tener en la vida de hogar igual responsabilidad en el trabajo y la contribución.  En seguida se ponía el manto de brillantes colores en los que resaltaba más el blanco.  Los suyos la conducían a la puerta de su casa donde quedaba en pie.  Aparecía el joven llevándole sandalias adornadas de plata.  Los parientes de él daban sus obsequios y preparaban la fiesta.  La esposa era conducida a su nueva casa por la madre y hermanas del novio.  Entraba de espaldas en señal de pureza.

El matrimonio en la actualidad compite también en espiritualidad con las costumbres de los antepasados.

En las fiestas, se forman todos los casorios.  Cuando el indiecito arrebata el topo de plata del Ajsu de la joven, echando a corre, quiere decir que la pretende,  si ella lo sigue, es señal de que asiente,  si no, regresa quién arrebató la prenda, la devuelve y nada se h dicho...Ganada esta primera prueba, si quieren, pueden ir a vivir con la familia de uno de ellos o casarse inmediatamente.  Cuando prefieren vivir antes de casarse, quiere decir que desean armonizar sus temperamentos, conocer sus costumbres para no hacer un hogar desgraciado, y ocurre algunas veces que si no se ha conseguido una armonía, prefieren no casarse.

El día del matrimonio proporcionan abundantes flores silvestres.  Como primera ceremonia, los padrinos hacen entrega de estas flores a la novia.  Ella las distribuye entre sus invitados.

Por cada flor, le dan regalos que le sirven para equiparse.  Las flores que han quedado sirven a las jóvenes solteras para preguntar a los Manes si son amadas: Munakuhuanchus, manachus... esto resulta como el si me quieres ...etc., de las costumbres francesas.  Termina la fiesta con el traslado a la nueva casa, donde espera la suegra para entablar diálogos tradicionales de buen consejo.

Cuando se ve desairado por su pretendida, el indiecito, improvisa coplas en las que, al son de la música, exterioriza sus quejas: Ripuspa, pin kutimoj kaskha. Chinkaspa, pin rikhurej kaskha. Khjesachaskha rikukuspa, pin punkunta pasaj kaskha ... Y así, en las fiestas, se improvisan maravillosas canciones que manifiestan sus sentimientos a flor de alma... el mismo insulto lo dirige en tonadas expresivas.

En sus fiestas usa el huaillkhepa, el Tautaku, el Chhallchnkichu, el Huankar, la Chchayña, el Kkairaphuwira, el Kkarapunku, el Kharahuatona, el Pinkillu, la Khena, el Ayarachi, la Tarkha el Aikkori, la Tinya, el Sikku, el Charo, el Khirkinchu.  Cantando el yaraví y el Salkhantay y bailando la Kkaswa.

Sistema educacional

Motivo de un estudio especial será el aspecto educacional en la época de auge del Ande.  En estas líneas de observación general, solamente nos atendremos a señalar algunas características de conjunto.

La Educación Pública, practicaba los Sistemas y Procedimientos hoy preconizados recién, como gran cosa: clases al aire libre; educación individual; enseñanza práctica a base de material; sistema coeducacional.

Existía la Instrucción Pública Obligatoria y la Instrucción Especial o Profesional.

La Instrucción Primaria se la otorgaba de los seis a los doce años.  El sacerdote AMAUTA ejercía el apostolado de la enseñanza.  El programa abarcaba todos los Ramos y Materias imaginables en la actualidad, pero, desde un punto de vista esencialmente práctico: construir una casa; confeccionar un vestido; preparar los alimentos; beneficiar las materias primas; practicar un oficio, un arte, etc.

El más grande cariño y una comprensión intuitiva reglaba las relaciones de maestros y alumnos, de tal manera que, no existía la disciplina forzada ni la sanción de castigos.

A tal punto se normaba el postulado de hacer en vez de oír, que los alumnos podían perfectamente construir un puente, por ejemplo, sin saber qué era la definición de la línea, ángulo, superficie o volumen ni la de las medidas métricas.

Las distintas Artes, Oficios y Profesiones se ejecutaban prácticamente, de tal modo que, al salir del Ciclo Primaria, al alumno tenía ya definida su aptitud natural y determinada la carrera que seguiría para su futuro.  Por otra parte, el maestro, tenía la obligación de informar a los padres sobre el particular.  Inmediatamente de terminada la Instrucción Primaria Obligatoria, el alumno pasaba a la Instrucción Profesional correspondiente a sus aptitudes.  En caso de que demostrara insuficiencia o inaptitud pocas veces era conducido a la ejercitación de otro oficio, hasta coincidir con el de su capacidad y optarlo.  A ningún alumno se le imponía su profesión, la que era esencialmente voluntaria y vocacional.  Los cargos oficiales, eran también motivo de profesión, para la que se escogía a los mejores alumnos en talento.  Ninguno podía retirarse de la Escuela sin haber adquirido una grande soltura en la ejecución de su respectivo oficio.

Entre estos, estaba generalizada la Ciencia Agronómica, que tenía una técnica prodigiosa, inimitable en nuestros tiempos actuales, a tal punto que fue ella y las formas de Gobierno, que labraron la felicidad de tan grande y famoso Imperio de millones de habitantes.  Escuelas Granjas Agrícolas servían de laboratorios a esta útil profesión.  En ella se ponían en práctica los inventos y las experiencias de los doctos agrónomos.  A costa del Estado.  En beneficio general de todo el Imperio.  Inventores y sabios hacían de maestros, de tal suerte que, el alumno recibía una preparación sólida y beneficiosa.

Los Padres de Familia tenían íntima relación con los maestros y se ponían de acuerdo acerca de la psicología y tendencias de los alumnos para su mejor educación.  Grande importancia se daba a la Pedagogía Sociológica, como dato antecedente que corroborara los Procedimientos y resultados de la Educación.  Siempre que se podía se aprovechaba el ambiente de los niños para darles pasos en la misma profesión de sus padres.  En la Escuela se educaba, se enseñaba, al mismo tiempo se descubría la personalidad y la aptitud rodeándosele del ambiente que podía serle propicio para este éxito.

Comprendiendo el grande valor de la atención y de la concentración, los alumnos eran sometidos a tesis graduales, metódicos, por los que llegaron hasta la invención y la sabiduría.

Los parientes de los alumnos podían asistir a presenciar el aprendizaje y escuchar lecciones.

^ OBRA DE LA COLONIZACIÓN

SUPERSTICIONES

Supersticiones

Más tarde, vino la colonización.  Con ella, la desviación de rito elevado e inteligente hasta caer en la superstición y el embrujo, vicios en los que sigue envuelto el indio, hace cuatro siglos.  Sin embargo, aun a través de su práctica, pervive la intención bienaventurada del hombre de ayer.

Pachamama...

La madre tierra así como acoge en si a buenos y malos, en señal de vinculación de las cosas, cuando se reincide en el error se enoja, y entonces, hecha a perder las cosechas, abre el cauce de los ríos e inunda; se raja en precipicios; lanza pestes e insectos dañinos.  Para volver a sus indulgencias, es necesario rociarla con licores; perfumarla con yerbas; incinerar objetos valiosos y enterrarlos.. Desenojada así, vuelve los ojos a los hombres...

Los incautos que han caído en tierra o los mismos que han despertado su enojo, son despojados de su ánimo y se convierten en dementes, mudos, locos... En desagravio, el Laica tiene que Picharar (limpiar con medicamentos el cuerpo) y llevar las prendas de su vestido al lugar donde se produjo la desgracia.  Saludar a la tierra; agitar los vestidos llamando a gritos su nombre... Regresar con los mismos ademanes... A su vuelta encuentra al enfermo en perfectas condiciones.

La tierra se desagravia más pronto que cualquier peste...; su enojo no requiere gasto de médico...

El Kallawaya, alquimista sabio y prudente de ayer, es ahora, un malabarista cualquiera; pero, con mayor honradez que todos los demás.  Sus instrumentos son: Pinray, compuesto mineral que sirve de centro de gravedad y atracción... para todas las felicidades concebibles...

Pinray Rujas. Huayruru. Luskha. Luskha. Millu Llinki. Kuti Phirpi. Karhua Likki. Thikas Phirpi. Uthurunku Barba, cerda endurecida del animal que vive en la montaña; su color, es amarillo dorado en contraste con el café de sus polos.  Donde se clava el Uthurunku barba, no entran los espíritus malos...

La Kkapachekha, que es una clasificación infinita de semillas, tierras, trocitos de piedras, hojas, raíces, flores, animalitos disecados, piel de víbora, fósiles, fetos, pescaditos secos, conchas de molusco, estrella de mar, figuras de animales y hombres vaciados en plomo, miniaturas, lana teñida y escarmenada, algodón en semilla, yerbas, grasas, tinturas. Huira Huira , Marancela , urphu Apia , ayrampo , achihuete , Juira Kkoa , thola , mankhappaki , sillu-sillu , huayronkho , Mina-nina , retama, ruda, etc., et., atribuidos a talismanes... y medicamentos... El yatiri compra las especies, según la categoría de ceremonia supersticiosa...

La Chchalla, una casa nueva; un negocio, una despedida o llegada, todo que se va a emprender, se chchalla ... así hay prosperidad... El Kharhua sullu, es instrumento principal de estos actos.  Lo arregla el padrino de la fiesta con enjalme lujoso.  Debe ser enterrado bajo tierra.  Se le hace cargar miniaturas de productos, objetos y prendas...

La llama en sus diferentes estados, tiene la misma tradición supersticiosa que el Ekhekho enano, quién sabe mimar con fortuna y bienes, como castigar, cuando no se le rinde la debida pleitesía a su dignidad... Es el personaje de la Feria (Alasita).

El Kkoanaku que lo practican antes de entrar en traslados, y contra las enfermedades.  Una combinación de yerbas, la mayor parte de las enunciadas en las Kkapachekhas , son esparcidas en un incensario para pasearlo por toda la casa...

El uriju, el mal de consunción o raquitismo imprescriptible que suele atacar algunos párvulos.  Se cura introduciéndolos en un agujero caliente del suelo... de cuyo hueco se los saca para bañarlos, comenzando desde entonces, su robustez...También se les cuelga al cuello la nariz disecada del zorro... o una haba extremadamente grande... o metiéndolos, hasta el cuello. A la panza de la vaca.

Huijsa-chujcha, cuando una niña ha llegado a los siete años, es necesario practicar el primer rito de su vida:  Rutuchi.  Una madrina peina en multitud de trencitas su cabello, y las adorna con hilos de todo color.  Todas las amigas concurren llevando obsequios y pueden cortar una trencita que le sirve, en lo sucesivo, de buena suerte...

Chchusekha, otra superstición adquirida en el coloniaje:  el grito de la lechuza es de mal augurio... Es necesario ahuyentarla echando sal en la dirección donde se ha producido el grito... o de otra manera, haciendo humear cuerno de vaca.

Contra la pulmonía y el embrujo, se come gato negro y se aplica su piel...

No se duerme bajo un árbol, porque este roba la razón... para curar habrá que dormir otra vez, con precauciones...

Si se quiere descubrir a un criminal, se reúne a todos los presuntos alrededor de un árbol.  Se empieza a azotar el árbol pidiéndole indique al culpable.  A quién salta la primera astilla, es el que se busca...

Regar con agua al fuego que empieza a crepitar, es neutralizar la maldad de los enemigos...

Cuando los animales de carga se encuentran con espíritus malos, empiezan a encabritarse y muchas veces arrojan a los viajeros... y cuando la desgracia es peor... los arrastran y los sacrifican...

Las Kkapachekhas y demás supersticiones se han ahondado en el alma del indio a partir de la conquista y de su consiguiente decadencia.  Ha venido a ser para él una tabla de salvación en la que le ha valido la sugestión, factor, que, por otra parte, lo lava de toda culpabilidad y le ayuda en su abandono supremo.

^ SEGUNDA PARTE

Mito

El mito no es un error de la Historia, es un producto interesante de la inteligencia humana.

Para entender el pensamiento de las naciones del mundo antiguo, los mitos nos dicen lo que difícilmente podríamos aprender de su Historia. E. Tylor.

El alma de los hombres nacidos en este mundo cósmico Ande tan alto, tan sereno, ha sabido crear una mitología inteligente como legítimo reflejo del universo que lo ha inspirado.

En su primera alborada, ha vivido en amistuosa familiaridad con los animales natos del mundo que le ha rodeado.  Eran hermanos:  hermanos cóndor, hermana llama, hermano puma, hermano hombre... Además, le servían, le curaban, le revelaban misterios.  Demasiado conocemos estas formas mitológicas, en algunas latitudes no edificantes, como en éstas.

La mayor parte de nuestros mitos de origen Aymara y Khechua, convienen en la participación de animales simbólicos.  Tienen tanta o mayor importancia cuanto que se les atribuye palabra, humanidad y talento.  También, fuerzas y poderes.  Por otro lado, nuestros mitos, tienen especificados en si a los personajes (dioses, genios, héroes, etc.,) en un determinado ser.

Un mito, cuando no ha sido adulterado por el sofisma y la imaginación, constituye valiosa fuente de informe histórico que el mismo libro no ha llegado a captar para el servicio verdaderamente honrado de las ciencias sociales.  Por eso, los mitos de primicia, son dignos de análisis y de estudio.

MITOLOGÍA

^ A) ORIGENES
B) LOS MAYORES
C) MITOLOGÍA TELÚRICA
D) MITOLOGÍA del CONDOR
E) MITOLOGIA de ALKHAMARI
F) MITOLOGIA de LA VICUÑA Y DE LA LLAMA
G) MITOLOGIA del ZORRO
H) MITOLOGIA del ZORRINO
I) MITOLOGIA de los PAJAROS
J) MITOLOGIA de la LECHUZA
K) MITOLOGIA de OTROS ANIMALES
L) MITOLOGIA de ALGUNAS PLANTAS
LL) MITOLOGIA de LAS COSAS
M).-SUPERSTICIONES
^ N) .ADIVINANZAS


A) O R I G E N E S

I. EL LAGO MITICO
II. EL JUICIO DE TITICACA
III. PPOTOJSI
IV. AKHA NINA
V. ORTEMAL
VI. LOS URUS
VII. JAMPPATU
VIII. CHCHIJÑI
IX. PANKHARA


I. EL LAGO MITICO.

El lago es el semillero inagotable del mito, que tiene de subjetividad y de encanto, de equilibrio y de lírica.  Un viaje por la khota sagrada es una visión magnificada por la historia de una raza única.

La vía Khatakhota, Chchañi, Ppekhekhara, Khakhayokhena, Hueco, Titikachi, Yampupata, Punku Chachacomani, Yumani, Chchalla de las islas, es un itinerarios de emociones espirituales.  El atrevimiento mitológico urde la trama de que, habiendo sido hecho el Lago en un día tremendo, se sumergió allí una ciudad cuyas techumbres ven solamente los pescadores más audaces desde medio Lago, lugar que tiene muerte.  Hoscos montes de rocas aceradas y a medio desgajar que a lo lejos parecen monolitos, hacen orilla a la inquieta onda que en crespos y rizos se estrella contra ellos con intención asidua y rítmica; mientras el YAMPU impávido, va pasando también desafiador en el compás de sus remos; yammpu yampu..., yampu..., dando zancadas y burbujas entre ola y ola.

Y tan continuo es el ritmo, que ya se han formado cavernas hasta donde penetran las furias del Lago en espumas y remolinos.  El Infiernillo es la caverna más grande, está al pié del Calvario de la Península.  Y aquí reincide la idea: debajo, está hundida una ciudad y hay fuego en la noche, hora en la que,cabe la luna, salen a nado gaviotas de oro...

El personaje de mayor importancia en la mitología del Lago es Titi Phisi. Habita en vertientes del Cerokha y en la comunidad Chehani, Sale en cada conjunción de la luna, tarde de la noche, y alumbra una Luz en su frente, que es la piedra más preciosa del universo...

II

Perdidas en la inmensidad del lago, de las nubes viajeras y de las nieves de la cordillera Illa Humphu, las islas son a la distancia algo mudo y vacío que no quiere decir nada.  Más cuando se ha llegado a tierra a esa tierra del todo por voces que cantan historias remotas y se asciende a sus cumbres por senderos tortuosos, se ofrecen las islas como un libro abierto, flamantes, intacto.  Y con ojos propios se lee la grande historia de aquella raza grande.

Al frente izquierdo asoma el Palacio del Inka, que a lo lejos no parece sino una roca más, que se confunde entre las plataformas abiertas a través de toda la isla.  Recíprocamente, toda ella ofrece a la lejanía rocosidades que parecen palacios.

El mayor encanto está en Inkana Phajchanakapu, con tres fuentes admirables por donde vierten tres fuentes admirables por donde vierten tres clases de agua: MOJSAKHOÑITAKI, JAYUKKARA y CHCHANKHAKI,  que corresponden a la trinidad URAKHE, ALAJPACHA y HUMA, y que coinciden con la trinidad mitológica que hemos analizado en la parte referente al calendario Intihuatana y que son: Apu Inti, Kusip Inti e Intip Auki: Padre Sol, Hijo Inka, Hermano mayor.

Beberlas es ponerse en comunión con estos tres elementos.  Tienen la virtud de predisponer el espíritu para comprender tres civilizaciones y de enseñar tres idioma:  Aymara (pasado), Khechua y el otro idioma del futuro que todavía no se habla, pero que se elabora en el espíritu regnícola... La Fuente tiene chorros inagotables.  No están determinados el lugar y la manera cómo la copiaron.  El agua vierte de pipas en bloque.

La seguridad de la existencia de las MANKHA PPIA (caminos subterráneos), circula entre los insulares:  el subterráneo construido desde la Chinkana o Palacios de las Ñustas hasta el templo principal del Cuzco fue descubierto, cierta vez por casualidad:  una pastora perdió la su mejor de sus llamitas, que se había extravió por un sendero subterráneo donde el pasto era tierno y apetitoso.  Extraviada allí, siguió camino recto y fue a salir al altar mayor del Templo del Kuzko en momentos en que un sacerdote hacía el sagrado oficio...

Otras salidas corresponden a Pomata y a la Isla de la Luna, por el Lago.

III

Aukha o asiento del maligno; Khupap Khahuana o mirador de las alturas; Copacabana, fue el centro de interés de la civilización incaica de los últimos tiempos.

Hacia sus cuatro puntos culminó la apoteosis cultural de los trece reyes Khollawinos.  El fantástico Khota, al amparo del límite severo de los milenarios Cerokha, Kusijata, Phiñaphiñani, Kholkhepata, abre su seno a la leyenda en nombre del Achachila del Norte:  es la testera de un monstruo de tres cabezas cuya cola está hacia el wayra wijchinka.  Un día, que se estaba proponiendo destruir a los pueblos, le rompieron a ondazos un cuerno de cada cabeza, razón por la que las cumbres de las tres parejas de cerros son desiguales... Chchañi, Pukar-Khollu, el que está a su frente y los del Calvario de la Península.  En este pie hay un agujero grande donde el agua hace remolinos y arde en la noche:  es la boca de la bestia... El cerro gemelo de Cerokha hace tres jorobas;  el cimbreo de su cuerpo...

IV

Titi Khakha y las tierras que vitaliza, están colmados de prendas preciosas que abonan de su cultura y su riqueza.  La voz hogareña, insinuante y cariñosa de la mitología, se deja sentir en cada latido de los seres y cosas que rodean del Lago.  Porque en su remoto tiempo, el ande no se ha limitado a la admiración contemplativa de fuerzas y leyes, ni a la negación de los atributos de su poder.  Con gran sabiduría, supo inquirir el principio racional, la causalidad de los fenómenos, la finalidad del todo en la naturaleza y en el cosmos.  Después, su poder creativo le ha dado alas y fe para comentar poética y objetivamente lo existente.  Y de la verdad nació el mito, destinado a llegar, con su ingenua poesía, hasta el corazón del vulgo.

Todo cuanto han producido los elementos, ha sido acogido con cariño de hogar y elevado con un pensamiento noble de amor e intima afinidad al altar de los siglos.  Tienen su historia y su misión significativa la Wakhana, el Khorukutu, la Khitulita, el Tiptiri, el Khombara (que dice u... u... u... uñ...) el Cchuwankira, el Kkachi, el Ppisakha, el Khallalla.  Son los buenos amigos del Ande, como las golondrinas del poema de Francisco... Le cantan, le regalan, se le abandonan en sueños y otros, como el Kallaway Jumacchita negro, con una gran mancha amarilla en la espalda hacen perdurable el apostolado de los intrépidos kallawayos... todos, con su vuelo, sus costumbres, su voz, le avisan las cosas buenas que están vedadas a los ojos vulgares del hombre.

La gente del Lago Sagrado no se queda atrás:  el Karachi, el Khesi, el Hispe, el Jamppi, el Ojela, el Phasi, el Umanto, Khañu, Suchchi y las plantas virtuosas, Misikku, Paico, Khala Sunkha, Sikki, Huachankka, Chijchipa, Huayna Pankhara, Mullakha, Kharwakharwa, Totora, Chchillka, Pantipanti, Chanko, Chchilli Cchilli, Manka Ppaki, Ñuñu Maya, Kkhentu, Chchiten Khoya, Kholli, Llima, Chchilliwa... La Khala Sukha es una flor silvestre, que sirve para coronas simbólicas y triunfales...

La Khantuta, es la flor de la leyenda; la leyenda hecha flor.  Es el motivo central de casi todos los mitos.  Como gracia póstuma, los reos condenados a la última pena podían pedir una y enviarla al ser más querido como una enseña de remota esperanza, como una cita en el mas allá... Personajes virtuosos y solitarios cultivabanla en las quiebras más ocultas de los Andes.  Curaba también todas las enfermedades.

^ II.- TITIKHAKHA PACHA JALLOJ
(El tiempo del diluvio de Titicaca)


ORIGEN AYMARA

Ma pacha jalloj pachana.
Fue tiempo de diluvio un tiempo.
Uru arumanipi jalluski.
Día y noche lloviendo.
Tajpacha karwanihua amarup aichjas ma
Todo con rebaño se llevó a todos menos un
Wali Karhuani Khiswara.
buen llamero leña.
Patarujakaski kankirutiy chchokhe api utkanja.
Sobre vivo papa llevó a donde.
Uka pacha jallunja chchokhempi mankkhápaj
Esa vez del diluvio con la papa, comió
Chchokhe mankkhañtaki
papa para comer.
Mama Pachamama munañapampi chchokhe
La madre tierra ha querido que haya papa
Atji uj luri chachanakataki Inti.
Para comer una hecho para los hombres el sol.
Apat khen jalloj pasjeu
Cuando se ha quitado el diluvio se ha pasado
Jallusatin chchokhe suma wastat chchoke
lo que llovía papa buena de nuevo papa
satapje machakhaj lhollupatana Saukhari;
sembró nuevamente sobre el cerro Saukhari;
jilarahuay taki jathata ual jilarasi jiwasataki;
de sobra y todo en abundancia para nosotros;
taki mankhaña taki suma khollana taki
todos para comer, todo lo bueno para curar
chacharu chcham churaña taki.
Al hombre Pachamama le dio todo.
Pachakhámaj intiru sataña sataj lurañakiu
El creador al sol dijo a sembrar empezó
A rehacer nuevamente.
Jajtafghe wastata pachakhámaj munañapampi
Ha levantado otra vez el creador porque ha querido
Kaurita jajlay munarasisa.
Querido a la llamita levantar acariciándola.
Auca orakheru mantatana
El espíritu maligno en el fondo de la tierra entró
Chchamk Khota khépak maysa toke apansti
En el limbo lago atrás al otro lado lugar
Pachakhamaru yatjapayaña munasa tupiru
Al creador imitarlo quiso a Tupi
Sartay ukham.
Hizo y así.
Ukaj ukhaniu luri Pachakhámaj wawanakaparu
Así sabe ha hecho el creador a sus hijos
Unkatasipan ajsarañan cuns
En el frente de otros malos que
Lurao aukha.
hacia el mal espíritu.
Ukhamarakiu jamachchitunaka sarti chchinin
Así también al pajarito levantó frente
Unkatasipana Achokhala.-Anu khara unkatasi
A frene al murciélago. Al perro frente
Jarrunkka.- Wankhu unkatasi Achakyuru.-
Al jarrunkka.- Al conejo frente al ratón.-
Kaura unkatasi Wanaku.- Wari-Wari un
A la llama frene al huanaco.- A la vicuña
Latasi Alipachu.- Mallkunij unkatasi allkamari.-
Frente a la alpaca.- Al cóndor frente al águila.-
Khamakkyitu unkatasi añuthaya.-
Al zorro frente al zorrino.-
Ukat jataitit pparajtalwarmiru khollujjajtay
Después hizo levantar ánimo a la mujer cerro
Jjajtay Saukhari.
en el Saukhari.
Jallupachana jallkaó unkatasina pa
En el lugar donde llovió frente a el dos
Marka utji:  Maya marakaj takhe chcha-
Poblaciones hay:  Una población toda perdida
Khamukuta, maynirej wali machaca upan luri
Y sepultada, allí otra igual nueva se hizo
Pachakhámaj upan munañapampi Inti.
El creador con el querer del sol.
Jitañapanwa sajra khomjakhe, ukata,
En vez de que venga mala con gente, después
Juti suma jakhe, untasit kanawa suma huali
Vino mejor a venir, la gente esta mejor
jupahn mimanapa intip markhanaka.
el mañana porvenir del sol las poblaciones.

^ II. EL JUICIO DE TITICACA
  1   2

Añadir documento a tu blog o sitio web
Реклама:

Similar:

Mitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia iconPrimera parte de los commentarios reales que tratan

Mitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia iconRecursos Humanos: Se contará con un equipo de profesores de los grados Preescolar, Segundo, Tercero y Cuarto y con una muestra de 70 estudiantes correspondientes a los grupos de 4º grado

Mitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia iconImplementación de recursos humanos en los proyectos de investigación presentados por grupos ifimav financiados en las convocatorias deL plan Nacional de I+D+i

Mitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia iconInforme de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación de los derechos humanos en Colombia

Mitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia iconLos abismos Felipe Trigo a mi querido amigo D. José Torralba Felipe Trigo Primera parte

Mitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia iconPrimera parte

Mitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia iconPrimera parte

Mitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia iconPrimera parte

Mitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia iconPrimera parte

Mitología quechua y aymara primera parte los dos principales grupos humanos de Bolivia iconBolilla-11-Primera-parte

Coloca este botón en su sitio:
Documentos


La base de datos está protegida por derechos de autor ©ensayoes.com 2000-2013

enviar mensaje
Documentos