Para subsecretaría de desarrollo económico icon

Para subsecretaría de desarrollo económico

Реклама:



Descargar 1.8 Mb.
TítuloPara subsecretaría de desarrollo económico
Página3/23
Fecha de conversión12.07.2012
Tamaño1.8 Mb.
TipoDocumentos
Fuente
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23

1.2. Autonomía de la Ciudad, desindustrialización, modernización y nuevos servicios: 1991-1996-2010


1.2.1. Introducción


A lo largo de los últimos veinte años la actividad económica y el patrón de especialización productivo de la Ciudad han ido evolucionando según las diferentes señales originadas en los modelos económicos vigentes en el país en dicho período. En este escenario, las diferentes fuerzas económicas dieron origen o impulso a nuevas actividades, en particular aquellas relacionadas con los servicios (a partir de la riqueza cultural y en materia de recursos humanos que posee la Ciudad), las cuales pasaron a convivir con las ramas productivas de bienes y servicios presentes históricamente en el ámbito capitalino.


Quizás la característica común de las últimas dos décadas haya sido la continuidad del lento proceso de desindustrialización que se viene observando a nivel nacional y global, pero que parece haberse acentuado en el ámbito geográfico de la Ciudad a partir de la década del 90. Este cambio en la fisonomía productiva tuvo como aditamento local el desarrollo de infraestructura hacia el interior del Conurbano -con su consiguiente mejora en la logística-, y el encarecimiento de la tierra en CABA, derivado del desarrollo inmobiliario en los distintos barrios de Buenos Aires.


Así, desde 1991 hasta la actualidad, pueden distinguirse dos ciclos bien marcados en la evolución del Producto Bruto Geográfico (PBG) de la Ciudad. Un primer ciclo, que acompaña los años en los que primó el régimen de Convertibilidad, desde 1991 hasta el 2001, en el cual la producción de bienes quedó relegada frente al auge de los servicios. El siguiente ciclo, que se instauró en forma posterior a la crisis económica y la devaluación del año 2002, se caracterizó por un desarrollo más armónico de la producción de bienes y de servicios, sobresaliendo aquellas actividades con una orientación transable.


Gráfico 1.2. Producto Bruto en la CABA y en la Argentina




Fuente: INDEC y Dirección General de Estadística y Censos (Ministerio de Hacienda, GCBA).


1.2.2. El período 1991-2001: postergación de la producción de bienes y desarrollo de los servicios


En esta primera etapa, la configuración económica existente dio impulso a los sectores no transables en detrimento de los transables, cuya competitividad fue erosionada, principalmente en la segunda mitad de los 90s, tras las crisis por las que atravesaron distintas economías emergentes entre 1997 y 1999 (incluyendo los episodios del sudeste asiático, Rusia y Brasil).


Durante este período, el esquema macroeconómico vigente, combinado con ciertas características propias de la Ciudad -como el alto nivel de capital humano, la centralización de actividades, las limitaciones geográficas y la concentración de la riqueza nacional-, llevaron a que los servicios sean los que determinaron el mayor crecimiento del PBG, incluso con una performance superior a la media nacional. Asimismo, al ser afectados los servicios en menor medida que la producción de bienes por el atraso cambiario, la expansión económica en la Ciudad se extendió hasta entrado el año 2000, mientras que a nivel nacional se atravesó un prolongado período recesivo desde mediados de 1998.


En este marco, a nivel desagregado, en la década del 90 el sustento del crecimiento fueron los sectores de servicios, que en el ámbito de la Ciudad acumularon un incremento de 34% entre los años 1993 y 2000, con una incidencia en el PBG significativamente mayor al promedio nacional. Mientras que a nivel país la producción de servicios representó el 65% del valor agregado generado en la década pasada, dicho guarismo se elevó al 81% en el caso de la Ciudad, como consecuencia de la centralización de diversas actividades tales como los servicios financieros, los servicios empresariales, el transporte y las comunicaciones, el turismo, entre otros. Por el contrario, la producción de bienes mostró un estancamiento hasta el año 1999, evidenciando a partir de entonces una abrupta contracción, que llevó los niveles productivos a valores 30% inferiores a los de comienzos de la década, tras la crisis del año 2001.


Gráfico 1.3. Producto bruto geográfico de la CABA: bienes y servicios



Fuente: Dirección General de Estadística y Censos (Ministerio de Hacienda, GCBA).


El sello distintivo de este ciclo lo impuso el desarrollo de los servicios financieros. La libre entrada de capitales para financiar el boom del crédito público y privado, en consonancia con la fuerte concentración de la actividad en términos históricos dentro de la Ciudad, fue lo que permitió que la actividad financiera registrara una expansión de más de 124% durante la década, lo que implicó más que quintuplicar el desarrollo del PBG en el mismo período. Asimismo, dicha suba determinó que la actividad duplicara su participación en el PBG, pasando del 10,9% al 19,3% en 2001, constituyéndose como el segmento de mayor participación entre las distintas actividades productivas.


Gráfico 1.4. Producto bruto geográfico de la CABA por ramas de servicios



Fuente: Dirección General de Estadística y Censos (Ministerio de Hacienda, GCBA).


Otros servicios con una performance destacada fueron las actividades empresariales y de alquiler, que acumularon un crecimiento del 40% entre los años 1993 y 2000 (guarismo que incluso asciende al 30% si se toma como base de comparación el crítico 2001). Con una evolución más cercana a la media, se encontraron los sectores de transporte y comunicaciones, apuntalados por el proceso de privatizaciones llevado adelante a inicios de los 90s, además de los servicios de salud, impulsados por la desregulación del sector, la cual incubó el nacimiento de un importante número de prestadoras y obras sociales privadas.


Los servicios que presentaron una evolución claramente negativa fueron los vinculados a las actividades gubernamentales, en línea con la racionalización que tuvo lugar en el ámbito de la Administración Pública Nacional durante aquellos años. A ello se sumó, además, una caída en el comercio y los servicios de hotelería, ante la reducción del poder adquisitivo y el cambio de precios relativos que perjudicó al turismo.


Dentro de los bienes sólo exhibieron subas las actividades vinculadas al sector agropecuario y a la pesca, pero su participación dentro del PBG de CABA es muy marginal y resulta muy inferior al promedio nacional por razones obvias. Por el contrario, la industria continuó con su tendencia secular a la caída, ahora también impulsada por la deslocalización de la actividad productiva fuera de la Ciudad, estimulada por la aparición de nuevos polos industriales en la Provincia de Buenos Aires, fomentados tanto por las políticas públicas como por las mejoras logísticas que se produjeron durante aquellos años. De hecho, la producción industrial acumuló un crecimiento promedio inferior al 1% anual hasta 1998, para luego experimentar una marcada contracción, que la situó casi 20% por debajo de los niveles de 1993 luego de la crisis del año 2001.


Gráfico 1.5. Producto bruto geográfico por ramas de bienes



Fuente: Dirección General de Estadística y Censos (Ministerio de Hacienda, GCBA).


1.2.3. 2002-2010: crecimiento más armónico y aparición de nuevos sectores “insignia”


Una faceta distintiva de la Ciudad durante este período fue el desarrollo más armónico de su complejo entramado productivo. En este sentido, a lo largo de la última década, convivió tanto el crecimiento de la producción de bienes y de servicios (con énfasis en las actividades transables), como el avance simultáneo de sectores tradicionales y de nuevas ramas productivas, varias de las cuales terminaron transformándose en verdaderas actividades “insignia” de los años 2000. La mayor parte de las nuevas ramas están relacionadas con servicios intensivos en capital humano, que encontraron un terreno sumamente fértil para su desarrollo en la dotación de recursos humanos altamente calificados con los que cuenta la Ciudad, combinados con el cambio de precios relativos que trajo aparejada la devaluación y un proceso de deslocalización de servicios que fue ganando fuerza a escala global.


Gráfico 1.6. Producto bruto geográfico de la CABA: tasas de crecimiento anual




Fuente: Dirección General de Estadística y Censos (Ministerio de Hacienda, GCBA).


En el caso de la producción de bienes, se observó un fuerte salto al inicio de esta etapa, habiendo recuperado para el año 2005 todo el terreno perdido durante la última crisis. En particular, entre 2003 y 2007, la producción de bienes registró un incremento promedio del 14% anual y sólo con la profundización de la crisis internacional del año 2008 se apreció un menor ritmo de crecimiento, acompañado por una transitoria caída en el año 2009.


En lo que respecta a la participación de los bienes en el PBG de la Ciudad, desde un valor mínimo del 15,6% en el año 2002, el ratio logró crecer hasta el 18,6%, aunque todavía se ubica por debajo de los valores de inicios de los noventa, cuando representaba al 22% del total producido en el distrito. Esto se debe a que el secular proceso de desindustrialización se vio agravado por la “muerte” de numerosas empresas durante la crisis de los años 2001-02, combinada con el proceso de relocalización de firmas manufactureras fuera del ámbito de la CABA.


Dentro de la producción de bienes, el sector más beneficiado por el cambio del escenario macroeconómico fue el de la construcción. Ante la falta de alternativas para poder volcar sus ahorros, las familias e inversores decidieron destinar parte de sus recursos excedentes a los activos inmobiliarios, los cuales históricamente han sido una sólida reserva de valor. A su vez, el aumento de la demanda se vio trasladado a la actividad de la construcción y al impulso de los desarrolladores inmobiliarios, que mediante novedosas formas de canalizar el financiamiento pudieron llevar a cabo nuevas obras. Dentro de la Ciudad de Buenos Aires, la demanda se concentró inicialmente en el corredor norte y en Puerto Madero, para luego extenderse lentamente al resto de los barrios. De esta forma, la construcción en la Ciudad logró más que quintuplicarse y elevó su participación en el PBG al 5,6% en el año 2008, su máximo nivel en la historia reciente.

Gráfico 1.7. Evolución reciente del producto bruto por ramas de bienes en la CABA



Fuente: Dirección General de Estadística y Censos (Ministerio de Hacienda, GCBA).


A lo largo de este período, también se destacó la recuperación de la industria, con una expansión promedio anual del 7,0% entre los años 2002 y 2009. Este ritmo de aumento, si bien resultó elevado, fue inferior al crecimiento promedio del PBG en el mismo período (8,5%). Asimismo, recién sobre el final de la década, la industria logró retornar al pico productivo previo, correspondiente a 1998, concentrándose el aumento de la actividad manufacturera en algunas ramas específicas, como la producción de medicamentos de uso humano y de alimentos y bebidas.


Dentro de los servicios, el ritmo de expansión fue lento en el comienzo de la recuperación y, recién a partir de 2005, comenzó a ganar un mayor dinamismo. Este desempeño obedeció, principalmente, al comportamiento exhibido por los servicios financieros, que se derrumbaron tras la crisis económica de los años 2001-02, tardando un tiempo relativamente prolongado en comenzar a recuperarse, sin alcanzar la importancia ganada en el ciclo anterior.


Gráfico 1.8. Evolución reciente del producto bruto por ramas de servicios en la CABA



Fuente: Dirección General de Estadística y Censos (Ministerio de Hacienda, GCBA).


La desestabilización del sistema financiero, tras la devaluación y el default de la deuda pública, impulsó una contracción de la actividad bancaria dentro de la Ciudad, incluso en forma posterior a la del resto de las actividades. En particular, la intermediación financiera exhibió una persistente contracción desde el año 2001, acumulando al año 2004 una baja de casi el 50%. La desconfianza de los inversores tras el congelamiento y pesificación de los depósitos generó que los ahorristas volcaran sus excedentes a otros activos (como los inmuebles) y recién a partir del año 2005 empezó a observarse una nítida mejoría. No obstante ello, el crecimiento se prolongó sólo hasta mediados de 2007, cuando la crisis financiera internacional y los shocks internos provocaron un nuevo estancamiento de la actividad. De este modo, tras lograr una participación cercana al 19,6% del PBG en el año 2000 (resultando el sector más importante), la intermediación financiera redujo su participación al 13% en el año 2009.


La merma en el nivel de actividad del sector financiero no sólo se debió a la desconfianza y el quiebre del sistema, sino también a los cambios en las características del fondeo, que pasó a ser de índole preponderantemente interna, como consecuencia del default de la deuda y de la imposición de mayores restricciones a los movimientos de capitales. No obstante, la intermediación financiera sigue siendo una de las actividades de referencia más tradicionales dentro de la Ciudad y la tercera en importancia.


Distinta fue la evolución de los servicios de transporte y comunicaciones, los servicios inmobiliarios y empresariales y el comercio, que acumularon importantes mejoras en los últimos años.


En el caso del transporte y las comunicaciones, el incremento de los flujos comerciales y los cambios tecnológicos en las comunicaciones generaron un fuerte salto en los niveles de actividad. El sector logró crecer 142% entre puntas y llegó a tener una participación dentro del PBG de 14,3% en 2009, significativamente superior al promedio de 9,8% observado durante los años 90. Adicionalmente, otros factores, como el incremento del empleo, del poder adquisitivo de la población y del turismo, también contribuyeron a dinamizar a este segmento.


El turismo y el incremento del poder adquisitivo también han sido factores decisivos en el crecimiento de actividades tales como el comercio y los hoteles y restaurantes. En particular, el cambio de precios relativos que siguió al abandono de la Convertibilidad favoreció fuertemente al turismo internacional e interno, lo que permitió a la Ciudad llegar a recibir cerca de 10 millones de visitantes en 2010, representando el turismo más del 7% del PBG de los últimos años. Asimismo, su impacto se observa fuertemente en la creación de empleo (tanto en forma directa como indirecta), al representar cerca del 13% de los puestos de trabajo generados en la Ciudad en esta etapa.


Finalmente, la provisión de servicios inmobiliarios y empresariales se ha mantenido como la rama económica de mayor importancia. Esto se debe a que a las tradicionales actividades que concentra la Ciudad, como los servicios jurídicos, contables y de bienes raíces, se le han sumado nuevas áreas de servicios altamente dinámicas, como las industrias creativas, culturales e informáticas. En los últimos años se han desarrollado servicios con fuerte orientación global con sede en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los cuales han permitido revertir el saldo negativo en el intercambio comercial de bienes y servicios culturales, gracias a las mayores exportaciones de servicios creativos, que alcanzaron a un récord histórico de más de US$ 2.000 millones en el año 2010.


En síntesis, tras el derrumbe de los años 2001 y 2002, el advenimiento de un nuevo régimen económico y un entorno internacional que resultó claramente beneficioso para el país en su conjunto, fue acompañado por una recuperación generalizada de las actividades productivas desarrolladas en el ámbito de la Ciudad.


Dentro de las actividades tradicionales, inicialmente se observó una implosión del sistema financiero y el desarrollo de la construcción como alternativa de ahorro, para luego verificarse, desde el año 2005, una recuperación de la banca. Por su parte, la industria exhibió una parcial recuperación, a un ritmo menor a la media, a la vez que también mostraron claros avances los servicios jurídicos, contables y los otros servicios a empresas.


Paralelamente, de acuerdo a datos de empleo y producción, a lo largo de los últimos años se observó un importante desarrollo de actividades no tradicionales, como los productos químicos relacionados con la farmacéutica, las actividades de informática, las relacionadas con el turismo, y las vinculadas con industrias culturales.


1.2.4. Los “sectores insignia”


A lo largo de las siguientes páginas se analizará en detalle la evolución reciente de los sectores insignia que han florecido en los últimos años y que consideramos que son las actividades que más oportunidades presentan para una economía como la de la Ciudad de Buenos Aires, caracterizada por su gran riqueza y diversidad cultural, combinada con un capital humano altamente calificado.


Este inventario de tradiciones y activos productivos específicos de la Ciudad se concentrará en las industrias creativas, las actividades de Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) y el turismo, las cuales exhibieron a lo largo de los últimos años un importante crecimiento, tanto en términos productivos como de empleo, en el ámbito de la CABA. Asimismo, se incluye una radiografía de otros sectores más tradicionales, como el financiero, la construcción y la industria farmacéutica (dentro de la rama manufacturera), que también presentaron un desempeño destacado a lo largo de la última década y ofrecen oportunidades de expansión de cara al futuro.


1.2.4.1. Industrias Creativas


La Ciudad de Buenos Aires cuenta con un capital humano caracterizado por su alto nivel creativo, técnico y profesional, con una larga tradición empresarial. Este sello distintivo de la Ciudad sentó las bases para que las industrias creativas radicadas en su territorio se vieran potenciadas desde la devaluación del año 2002, gracias a la reducción de los salarios (el mayor costo en esta industria) en relación a los existentes a otras regiones del mundo, junto con un proceso de globalización que impulsó una deslocalización de este tipo de actividades en distintos puntos del planeta1. De hecho, la Ciudad de Buenos Aires exhibe hoy una vitalidad excepcional dentro del mundo creativo, la cual ha sido reconocida mundialmente en repetidas oportunidades (a modo de ejemplo, la UNESCO incluyó a Buenos Aires en el año 2005 en la Red de Ciudades Creativas por sus actividades de diseño).


En los años 2000, el crecimiento de las industrias creativas se ubicó por encima del promedio de la Ciudad, aunque más recientemente las subas de los salarios comenzaron a recortar para de su competitividad relativa. El segmento es de alta importancia en la CABA, con una participación dentro del PBG del 8,1% promedio entre los años 2003 y 2008 y del 9% en el personal ocupado.


Características


El término industrias creativas (o culturales) se refiere a los sectores directamente involucrados en la creación, producción y distribución de bienes y servicios de naturaleza cultural y que están usualmente protegidos por el derecho de autor.

Los sectores culturales generalmente listados por la UNESCO incluyen “imprenta, editorial y producciones multimedia, audiovisuales, fonográficas y cinematográficas así como artesanías y diseño”. Dentro de la Ciudad, se toman en cuenta:

  1. Artes escénicas y visuales (teatro, danza, ópera, etc.)

  2. Editorial (libros y publicaciones periódicas)

  3. Fonográfico (música grabada y en vivo)

  4. Audiovisual cine y video, radio y televisión)

  5. Servicios de diseño (gráfico, interactivo, industrial, moda, etc.)

  6. Servicios creativos conexos (servicios de arquitectura e ingeniería, publicidad, videojuegos, agencias de noticias, bibliotecas)


Todos estos sectores tienen como característica común su alta elasticidad ingreso, que hace que se los denomine bienes de lujo en oposición a los bienes de primera necesidad, cuyo consumo reacciona en menor cuantía ante contextos económicos menos favorables. Esto genera importantes vaivenes en su producción, aunque en la mayor participación actual de la demanda externa ha logrado suavizar los ciclos.


Producción y Empleo


De acuerdo con los datos provistos por el Observatorio de Industrias Creativas de la Ciudad, entre 2003 y 2008 el valor agregado del sector aumentó un 68,1% a precios constantes, equivalente a una tasa anual del 10,9%. En precios corrientes, el valor agregado registró una suba de 90,9%, atribuyéndose la diferencia con la medición a precios constantes al aumento de los precios implícitos sectoriales.


La participación de las IC en el valor agregado global porteño, tanto a precios corrientes como constantes, se ha incrementado hasta el año 2005, cuando se situó en el 8,6% del PBG, declinando luego suavemente hasta un 7,5%. Ello ocurrió por la fuerte desaceleración de su crecimiento en 2007 y 2008 en comparación con el crecimiento promedio de la Ciudad.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23

Реклама:

Similar:

Para subsecretaría de desarrollo económico iconGobierno de la ciudad autónoma de buenos aires ministerio de desarrollo economico subsecretaría de desarrollo economico

Para subsecretaría de desarrollo económico iconJuan J. Llach, Ernesto O’Connor y Ricardo Rozemberg Para subsecretaría de desarrollo económico

Para subsecretaría de desarrollo económico iconHacienda Pública activa para el desarrollo económico y social”

Para subsecretaría de desarrollo económico iconDesarrollo: entre los viejos y los nuevos paradigmas Julio Gamero (*)
«la receta» para llegar a ese punto de inflexión (cuando la desigualdad se estanca para disminuir) a partir del cual el crecimiento...

Para subsecretaría de desarrollo económico iconI trimestre 2009 “hacienda pública activa para el desarrollo económico y social”

Para subsecretaría de desarrollo económico iconI trimestre 2010 “hacienda pública activa para el desarrollo económico y social”

Para subsecretaría de desarrollo económico iconHacienda Pública activa para el desarrollo económico y social circular tn-1627-2008 fecha

Para subsecretaría de desarrollo económico iconHacienda Pública activa para el desarrollo económico y social circular tn-909-2008 fecha

Para subsecretaría de desarrollo económico iconRelación Estado/nación, modelo de desarrollo económico y sistema de partidos en Chile: breve revisión histórica para tratar de entender un cambio de época

Para subsecretaría de desarrollo económico iconDesarrollo económico y economía de solidaridad El desarrollo como expansión, transformación y perfeccionamiento de la economía en el tiempo

Coloca este botón en su sitio:
Documentos


La base de datos está protegida por derechos de autor ©ensayoes.com 2000-2013

enviar mensaje
Documentos